El riesgo de psicosis por cannabis es menor del que se creía pero empeora los síntomas en pacientes con esquizofrenia