El exceso de actividad cerebral afecta negativamente a la memoria