El estrés oxidativo y la inflamación cerebral aumentan el riesgo de sufrir esquizofrenia