El último día es el título del segundo libro de Enrique González, un joven de 30 años diagnosticado con esquizofrenia desde los 19. El escritor rechaza la connotación negativa que se da al trastorno y a las personas que la sufren y ha recordado que una de cada cuatro personas de España tienen alguna enfermedad mental, por lo que se trata de algo frecuente y que en muchos casos tiene un origen desconocido.

“Es algo que le puede pasar a cualquier persona. El diagnóstico no facilita la integración, pues la palabra esquizofrenia tiene una connotación negativa y muchas veces se asocia con sucesos violentos, mientras que apenas se habla de las personas que la tienen y triunfan en la vida“, señaló el tinerfeño. Enrique González también trabaja como dinamizador y vicepresidente de la Asociación Canaria de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Afes) de La Laguna.

Con su ultima obra el escritor quiere hace un tributo a escritores como Eduardo Mendoza y Tom Sharpe. El libro fue presentado en el Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, que colabora con Enrique González en la edición de una novela con la que no intenta lanzar grandes mensajes, sino entretener. Después de una primera publicación de relatos y poemas que le sirvió de catarsis para expresar lo que sentía ha cambiado de registro completamente con esta novela.

Enrique González sigue un tratamiento en que la medicación se la receta el médico de cabecera y mantiene terapia con una psicóloga. Una vez al mes se pone una inyección y en su vida diaria “ni siquiera me acuerdo de que tengo un trastorno mental”, aseguró Enrique González, quien cree un error establecer que la esquizofrenia es la parte central de una persona.

“Cuando eres joven es un lastre recibir un diagnóstico de enfermedad mental porque te preguntas ¿y ahora?, para a continuación empeñarte en pensar que no vales para nada, que no puedes trabajar”, afirmó. El escritor quiere que se mire a las personas de manera integral y no quedarse con la primera etiqueta, pues “muchas veces hace daño y no es algo real”.