El envejecimiento prematuro de las células por estrés oxidativo favorece el desarrollo de la esquizofrenia