El entrenamiento cognitivo adaptado podría mejorar algunos síntomas de la esquizofrenia