El ejercicio físico podría mejorar las deficiencias cognitivas de los pacientes con esquizofrenia