El contacto con perros a una edad temprana disminuye el riesgo de esquizofrenia