El consumo de sustancias psicóticas precipita el desarrollo de esquizofrenia