Diseñan una herramienta basada en la inteligencia artificial para detectar los primeros síntomas de la esquizofrenia