Desmontando mitos: la psicosis no provoca los actos violentos