Descubren un desequilibrio neuroquímico en la esquizofrenia