Investigadores creen haber identificado un biomarcador que distingue precozmente la depresión de la esquizofrenia. El estudio proporciona evidencia de que el centro de señalización del receptor de metil-D-aspartato (NMDA) mejora en al menos algunos pacientes con depresión y disminuye sin embargo en algunos pacientes con esquizofrenia. El estudio muestra que en los pacientes con esquizofrenia, el receptor NMDA “no está funcionando bien” y que en los pacientes con depresión “es hiperactivo”, según el autor principal Handan Gunduz-Bruce, del Departamento de Psiquiatría de la Yale School of Medicine en New Haven, Estados Unidos.

“Esperamos que esto conduzca a un marcador biológico de gran utilidad en la clínica para ayudar a distinguir entre la esquizofrenia y la depresión en los jóvenes y que en un futuro próximo ayude a seleccionar los medicamentos adecuados para los pacientes con estos trastornos“. El estudio fue publicado en línea el 13 de marzo en Experimental Physiology. La investigación muestra que el 35% de los pacientes que tienen síntomas tempranos acaban teniendo esquizofrenia pasados más de dos años y que un porcentaje similar de los pacientes desarrollan finalmente trastornos del estado de ánimo como depresión. En los inicios de estos trastornos, los síntomas pueden ser similares, y en la actualidad no existen pruebas de sangre para distinguir la esquizofrenia de la depresión.

“Las evaluaciones psiquiátricas y los diagnósticos dependen únicamente de la observación de la comunicación y la conducta verbal de los pacientes,” dijo el Dr. Gunduz-Bruce. “Si podemos desarrollar un marcador fisiológico o biológico que nos diera alguna indicación sobre qué dirección tomar ante la aparición de estos síntomas en los jóvenes sería de gran valor”. Esas primeras intervenciones son fundamentales para intervenir a tiempo a los pacientes que presentan signos de esquizofrenia o depresión.

El receptor NMDA (NMDAR) es un subtipo principal del receptor de glutamato que media la transmisión sináptica en el sistema nervioso central. La señalización reducida del NMDAR ha sido implicada en la patogénesis de la esquizofrenia y se cree que es la base de la disfunción cognitiva y el perfil de los síntomas observado en pacientes con este trastorno. Los pacientes con depresión sin embargo muestran una mejora notable después de administrarles un antagonista de NMDA, aumentando la posibilidad de un aumento de la señalización del receptor NMDA en la depresión, en contraste con la esquizofrenia.

Debido a que tanto la esquizofrenia y la depresión son trastornos heterogéneos, es muy probable que la señalización anormal NMDAR represente únicamente a un subgrupo de pacientes. Por ejemplo, el antagonista NMDAR de la ketamina afecta a algunos pacientes con esquizofrenia más que otros. “No estamos diciendo que toda la esquizofrenia sea culpa de una disfuncionalidad del receptor de NMDA, y no estamos diciendo que toda la depresión se pueda tratar centrándonos en este receptor pero si puede identificar algunos casos y nos va a dar un marcador de vulnerabilidad en estos trastornos” dijo el Dr. Bruce-Gunduz.

Una posible limitación del estudio fue que todos los pacientes con esquizofrenia estaban siendo tratados con antipsicóticos, y todas las personas con depresión estaban tomando antidepresivos, aunque no sugerencias de que estos medicamentos afecten al estudio. El Dr. Bruce Gunduz hizo hincapié en que si bien los resultados del estudio apoyan el uso de una hormona antidiurética (AVP) que fluctúa y es sensible en función de este receptor NMDA para distinguir pacientes con depresión de los pacientes con esquizofrenia, este biomarcador debe utilizarse junto con la investigación psiquiátrica y solo cuando haya incertidumbre en el diagnóstico. También podría ayudar en las decisiones de tratamiento y en la actualidad numerosas compañías farmacéuticas están desarrollando bloqueadores de NMDA para la depresión y la estimulantes de este receptor para la esquizofrenia.