Descubren un biomarcador para diferenciar precozmente la depresión de la esquizofrenia