Descubren la proteína responsable de la alteración funcional de la esquizofrenia