Descubren el vínculo entre la soledad y la esquizofrenia: existe un riesgo genético compartido