Descifrada la relación genética de la soledad y el aislamiento social con la esquizofrenia