Demuestran que los antipsicóticos son seguros a largo plazo