Delimitan las bases genéticas de la esquizofrenia