Crean una herramienta capaz de predecir la probabilidad de desarrollar esquizofrenia a través del análisis del lenguaje