Científicos españoles mejoran el diagnóstico de los tres tipos más frecuentes de psicosis que existen