Científicos encuentran un gen culpable de aumentar el riesgo de sufrir esquizofrenia