Científicos descubren algunas diferencias neuronales entre personas sanas y pacientes con esquizofrenia