Asocian la disminución cognitiva de los pacientes con esquizofrenia a la pérdida de tejido cerebral