Anomalías en el cerebro de recién nacidos demuestran el componente genético de la esquizofrenia