Altas dosis de vitamina B ayudan a reducir algunos de los síntomas de la esquizofrenia