Algunos niños nacen ya con un elevevado riesgo genético de sufrir esquizofrenia