Una técnica que visualiza las sinapsis mejora el diagnóstico de la epilepsia y ayudará a entender mejor la esquizofrenia