Una de cada diez personas sufrirá crisis epilépticas a lo largo de su vida