Un nuevo método para desencadenar y obtener imágenes de las convulsiones puede ayudar a guiar la cirugía de la epilepsia