Nuevas formas de examinar las señales eléctricas cerebrales podrían mejorar la terapia en epilepsia y esquizofrenia