Neurocientíficos descubren cómo ‘apagar’ las convulsiones epilépticas