Los medicamentos existentes para la hipertensión arterial pueden prevenir la epilepsia, según un estudio