Los investigadores identifican una forma potencial de tratar la epilepsia genética reemplazando la enzima «perdida»