La intervención después de la primera convulsión puede prevenir la epilepsia a largo plazo