La epilepsia reduce de manera crónica la generación de neuronas