El hallazgo de una nueva pista genética arroja más luz sobre la epilepsia