Vinculan la depresión con mayor riesgo inflamatorio y metabólico