Una depresión puede afectar tanto al corazón como el colesterol o la obesidad