Un nuevo estudio respalda la seguridad médica de la terapia electroconvulsiva