Un nuevo estudio redefine cómo los antidepresivos ayudan en el tratamiento del trastorno depresivo mayor