Un nuevo estudio encuentra relación entre la temperatura corporal y la depresión