Un medicamento contra la depresión podría proteger contra la formación de coágulos en la sangre