Un implante cerebral podría tratar con éxito los síntomas de la depresión