Un fármaco obtenido de hongos alucinógenos demostró ser útil en casos de depresión