Un estudio sugiere que el estrés adolescente puede aumentar el riesgo de depresión posparto en adultos