Un estudio revela que el buen humor se contagia a diferencia de la depresión