Un estudio muestra cómo la realidad virtual se muestra prometedora en la lucha contra la depresión