Un estudio del cerebro descubre nuevos conocimientos sobre el trastorno depresivo mayor en adolescentes