Un estudio confirma las raíces genéticas de la depresión