Un estudio apunta a que la depresión podría estar vinculada al ictus antes de que se produzca